lunes, octubre 02, 2006

Me encanta volar

A mi siempre me encanta volar. Cuando el avión toma la pista de despegue no puedo evitar asomarme a la ventanilla, contemplar la altísima velocidad que toma y lo que es mejor, sonreir. Siempre sonrío y disfruto. Quizás también porque sé que me dirijo a otro lugar lejano o por la sorpresa que me produce estar en el aire montado en un aparato de chatarra. La cuestión es que no paro de asomarme a la ventanilla, veo los lugares, las casas, los coches empequeñecer y me vuelve la inevitable sonrisa. Atravesando las nubes de algodón y tocarlas casi con las manos me hace volar también con la imaginación. Son momentos relajantes que aprovecho para pensar en quién no debo o hacerlo en quién sí, soñar situaciones nuevas, pensar en lo que me pasó, ver el mundo desde otra perspectiva, relativizar todo un poco más.
A mi siempre me encanta volar, estar cercano al cielo, soñar por unos instantes, ver lo insignificantes que somos, tener el mundo a mis pies, amar desde allá arriba, soñar, soñar, soñar…

15 Comments:

Blogger aine said...

Volar....uhmm.
Tocar las nubes de algodón,estar cerca del cielo,ir a otro mundo...
Suerte.

10:00 a. m.  
Anonymous Tale said...

Yo tengo la suerte de que por motivos del trabajo he de coger un montón de aviones continuamente. Es decir, que tengo la suerte de tener alas frecuentemente, y siempre,siempre elijo ventana.
Además de lo que explicas, una cosa que me gusta del viaje en avión es que es un paréntesis donde no estás en ninguna parte. ni aquí, ni allá. ni puedes ni te pueden llamar. Lo único que importa está dentro del propio avión.

Un auténtico paréntesis que te dan las alas.

Un saludo.

10:06 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

¡A mí no! hasta que ya estoy ahí y veo el paisaje, el mapa en directo :)

Gracias por tu comentario y quería decirte que así como ni último post fue de algo desagradable que sucede cada día y me tocó a mí, en mi sitio hay más de 150 entradas, así es que ¡debe haber alguna de amor como pides! En realidad hay muchas jeje
Saludos

1:52 p. m.  
Blogger ana said...

Yo también cojo últimamente muchos aviones, que además me llevan al único sitio justo donde quiero estar. Y sí, allí arriba parece todo muy pequeño... pero a la vez tan inmenso!!
Me gusta. Sí, me gusta mucho.

7:14 p. m.  
Blogger anais said...

Cuánto optimismo respecto de los aviones...
Yo no volé muchas veces.
Y, la verdad, después de todas las cosas que han ocurrido en Argentina en relación con la seguridad de los vuelos...
Déjenme en tierra...
Aquí, vuelo feliz con mi cabeza loca...
Desde la húmeda Baires, anais i.

4:29 a. m.  
Anonymous Sub said...

en mi último vuelo veía sólo que tu foto, el ala del avión. Menos mal que a la vuelta pude disfrutar de las geniales vistas. Y pensar que al ppo me daba miedo! Besos

11:51 a. m.  
Blogger Hada Morena said...

Que hermosa foto!
A mí en particular me da un pequeño susto cuando vamos remontandonos pero igual siempre me da una sensación de alegrí y tengo siempre que asomarme por la ventanilla para contemplar mi hermoso archipiélago desde las alturas y al igual como va todo tomando un tamaño diminuto.

Besitos y abrazos desde el Caribe!

5:52 p. m.  
Anonymous ro said...

Es una sensación única...

7:49 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Volar,como vuelan las ideas,y las palabras...a veces crean malentendidos...
El otro dia,no te vi con ánimo de hablar,asi que por ello te dije déjalo...
ESpero que entiendas,estuviste sólo 5 minutos y adiós¡me pareció muy extraño...
Espero estes bien de todo y del catarro,soy...YO.Chico Arvanitaki.

11:41 p. m.  
Blogger Lady Blue said...

Learning to fly...

8:23 a. m.  
Blogger Noticias del Viejo Mundo said...

La sensación que se experimenta cuando el avión toma la pista de despegue y avanza a casi 300 km/h es increíble y la disfruto cada vez que puedo. Salu2

12:29 p. m.  
Blogger Cal y Arena said...

A mi también me encanta volar...esa sensación de libertad y de poder mirar todo desde arriba es lo mejor...

Alguna vez has volado en parapente??... es una sensación inigualable, si no los has hecho prueba...nunca te arrepentirás!!

...Nos vemos...

1:00 a. m.  
Anonymous aorijia said...

La experiencia más onírica de mi vida, fue en un avión, viendo el amanecer sobre las nubes del cielo de Bergen, eternamente encapotado. Aunque era de madrugada, no podía dejar de mirar esa explanada interminable de nubes de mil colores.

Desde entonces, dejé de temblar al volar.

Hasta pronto.

10:29 p. m.  
Blogger sacris said...

Yo nunca he subido en avión, una vez de niño me subi en un globo, pero no subí muy alto

7:59 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

A mi me da bastante paniquito volar, pero tengo un viaje en una semana e intentaba meter en mi cabeza pensamientos positivos, y has conseguido que intente sonreir mientras despeguemos en vez de estar con los ojos cerrados deseando desaparecer de alli! Muchas gracias.

10:14 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home