jueves, octubre 19, 2006

Doña competencia

Yo soy doña competencia. Acerque a su hijo hacia mí desde la más tierna infancia y no saldrá perjudicado. Vénguese de su vecino ganándole la partida a diario. Entrénese conmigo y le enseñaré los trucos más sucios para verse beneficiado en todos los avatares de la vida. Experiencia demostrada a lo largo de siglos me avalan. Egoísmo absoluto, ganancias infinitesimales, orgullo enaltecido, avaricia desbordada, envidia del prójimo, éxito profesional, personal y patrimonial.
¡¡Gane la felicidad en mayor grado que el resto de mortales!!.
Cursos gratuitos.
Lugar: la vida.

19 Comments:

Anonymous DuNa said...

La competencia siempre sana, por favor, esa que acaba enseñándote algo valioso al final ^_^

9:58 a. m.  
Blogger aine said...

ni buena ni mala,no me va...

10:28 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Competir por ser mejores, pero sabiendo que lo que poseemos es dado, creo yo que es sano.
La competencia feroz, en que cada persona no es más que un peldaño para trepar y si te sonríen es para venderte algo es la que no tolero.

4:39 p. m.  
Blogger bajamar said...

Creo que ese lugar del anuncio no es la vida, propiamente tal,.. creo que ese sitio es este sistema que nosotros mismos hemos construido y que se reproduce de la mano de la sobrevaloración de lo material, de la imágen, del que dirán...en la distancia insondable que existe y a veces muy aguda, entre el ser y el alma...

creo yo que por eso está en crisis esta sociedad...

6:05 p. m.  
Blogger Gem@ said...

En su justa medida quizás impulsa a mejorar, reciclarse, pero nunca con fines de prepotentes... Sin dejar nunca la esencia propia, sin dejar de lado las raices, siendo uno mismo, el de siempre,

6:11 p. m.  
Blogger bajamar said...

P.D: Y que batalla tan injusta, y que lógica tan dura, para quienes no poseen los medios minimos de acceso...(aunque con grandes talentos y potencialidades)

saludos

6:15 p. m.  
Blogger Lady Blue said...

Yo creo que es bueno superarse a uno mismo, pero no competir con el del lado por ser el mejor de una manera enfermiza. O si compites que sea limpiamente. Me gustó! Siempre creativo =) Saludos!

7:22 p. m.  
Anonymous Tale said...

Pues sí, parece que somos hijos biológicos de la competencia,...

pero que nos ha dado por ser alumnos aventajados en eso,...

y que bien se viviría sin tener que competir. ¿acaso nos faltan los recursos? ¿acaso la recompensa lo vale?

si es acabamos queriendo ganar hasta en los entrenamientos!

Un saludo en absoluto competitivo.

11:46 p. m.  
Anonymous Sub said...

si la competencia supone una mejora personal de superación es buena, si simplemente es para hundir a los demás es lo peor que puede existir...

1:42 a. m.  
Blogger EL HIPPIE VIEJO said...

LA COMPETENCIA QUE ME MUESTRA EL MUNDO EN LA GENERALIDAD ES DESTRUCTIVA , SE HACE TODO POR HUNDIR AL OTRO , SIN IMPORTAR COMO .
LAS GRANDES EMPRESAS , LAS GRANDES POTENCIAS , ETC , EMPLEAN LA COMPETENCIA DESLEAL , LA MAYORÍA SUBSIDIANDO , PORQUE LES SOBRA EL DINERO .
NO SÉ , ME CUESTA APRECIAR UNA COMPETENCIA SANA .
NO SOY PARA NADA COMPETITIVO , NO ME ANOTO EN ESA .
SOY COMO SOY Y PUNTO .-

RECIBE MIS SALUDOS

ADAL .

5:41 a. m.  
Blogger Daniellha said...

Namasté...depende de la competencia, si competir es para lograr superarte se justifica. La competencia intelectual, es necesaria sobre todo en el mundo que vivimos, quién más ha estudiado es lógico que tenga más oportunidades, pero justifico la competencia sana, no la desleal, la que está basada en tus propias convicciones de lograr los objetivos por tus conocimientos.
Un beso.

6:10 a. m.  
Blogger Princess Valium said...

Hay que competir para superar el día a día, para crecer como personas, pero nunca contra los demás.
Un besazo

9:04 a. m.  
Blogger kray11 said...

Se vende bien...
pero tú y yo sabemos en el fondo quien es...

8:02 p. m.  
Blogger metis said...

en una vida asi no quiero vivir. competencia si, pero de la sana, sin envidia, como unico afan de superacion personal.

un beso

11:28 p. m.  
Blogger Gaby said...

Y hay que aprender a competir, pero lo cierto es que a veces, en esa competencia, dejamos la vida, cambiamos valores, jugamos a que somos los mejores mientras vamos perdiendo en dignidad.
Un abrazo enorme!

1:12 a. m.  
Blogger Bohemia said...

Olvidé rellenar esa solicitud en el curso de la vida...Será por eso que no me matriculé en esa asignatura...

1:28 a. m.  
Anonymous bita said...

pues yo paso del curso... por muy gratuito que sea no creo que merezca la pena... no me gusta competir...
besitos peque!

1:28 a. m.  
Anonymous Anónimo said...

Veo aquí la sicología invertida.
Soy un íntimo convencido de que la competencia es una forma alotrópica de miedo.
Cuando cada quien lelga a la realización de su lugar verdadero en este plano tridimensional, la COMPETENCIA CESA,LA AGRESIVIDAD CESA.
Una cosa es el ímpetu y otra la agresión.
MEDITEMOS, ADQUIRAMOS DISCERNIMIENTO.
Cada quien tiene su tesoro para manifestar y lo que es tuyo por derecho de conciencia, NADIE TE LO PUEDE QUITAR.

3:53 p. m.  
Blogger nosue said...

¿¿se romperá algún día el ritmo??
me alegro mucho de haberte descubierto
namasté

5:31 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home