lunes, diciembre 11, 2006

Recordando lugares

Camino al desierto arranqué esta instantánea marroquí que tanto me gusta, quizás por su naturalidad, por la sencillez de su bello paisaje o por la sorprendida mirada de la niña de la bicicleta. El caso es que me coloca otra vez en aquel lento mini-bus lento y destartalado, haciéndome sentir de nuevo el calor del viaje, volviendo a mis retinas todas aquellas imágenes que sucedían a ritmo de kilómetros. Y es que los viajes no se acaban con la vuelta a casa. Más bien comienzan en ese momento.
(Foto: Namasté)

22 Comments:

Blogger Tea said...

No conozco el desierto, no en esta vida, pero estoy segura de que si a él acudiera empezaría a re-vivir todo cuanto allí dejé ...

Reminiscencias que siempre quedan en el viaje de vuelta, por supuesto.

Namasté ...

1:00 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Creo que en todo lugar hay una belleza única.

Por aquí volando...

2:42 p. m.  
Blogger bajamar said...

Que linda...

A mi hay muchas veces que me parece lo inminente y necesario que sería andar con una en todas partes y todos los días!...es que a veces hay unas cosas...que conectan con estados muy especiales, como esta foto tuya

Namasté

3:32 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

De ahí la sabia frase que dice que no necesariamente has de moverte del sitio para poder viajar...
Esa capacidad la tenemos, y no siempre la explotamos..
Marruecos mmmmmm, de los mejores sitios que he conocido, sin duda.
saludos

4:21 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

De ahí la sabia frase que dice que no necesariamente has de moverte del sitio para poder viajar...
Esa capacidad la tenemos, y no siempre la explotamos..
Marruecos mmmmmm, de los mejores sitios que he conocido, sin duda.
saludos

4:23 p. m.  
Blogger alida said...

Hace dos años estuve en Marruecos de verdad que tiene su encanto
Y me lo hiciste recordar, bella fotografía

10:27 p. m.  
Blogger Mireya said...

Totalmente de acuerdo, ademàs los viajes te llevan siempre al interior de ti mismo, es solo cuestión de animarse a conocer esos territorios, a veces un tanto inospitos!! suerte!

2:30 a. m.  
Blogger Princess Valium said...

Es cierto que uno disfruta de los viajes cuando ya está de vuelta y se aferra al recuerdo de lo visto y lo vivido. Es entonces cuando descubrimos las esencias y lo mucho que nos ha impactado ese lugar.
Un beso

9:10 a. m.  
Blogger koquira said...

No, no se acaban con la vuelta a casa, ¿ke me vas a contar? Ya estoy de regreso, agradezco tu visita.
BSS& ABZO

1:09 p. m.  
Anonymous Maktub said...

Me encantaría conocer Marruecos, me han hablado tan bien de ese lugar. Apuesto a que es mágico...

Besos!

5:27 p. m.  
Blogger ana said...

¡Qué ricos los recuerdos de los viajes, de lo que hemos disfrutado! ¡Qué rico el recuerdo de lo que hemos visto, de lo que hemos vivido, matizado por el cristal de la memoria!

7:17 p. m.  
Blogger Daniellha said...

Namasté...estoy de acuerdo contigo, los viajes comienzan cuando regresamos, vemos las fotos, vienen los recuerdos.
Besos.

8:41 p. m.  
Blogger Susy said...

Completamente de acuerdo. Viajar no solo empieza a la vuelta si no que el lugar visitado, las personas contempladas y las sensaciones, se fijan en nosotros como sellos de correos.

Besitos bonitos.

10:50 p. m.  
Anonymous Anónimo said...

Que bella instantanea del momento, he estado ahi también, hace algunos años, rodando en Marrakesh. La potencia del mundo arabe fue tal para mi, con toda su belleza y violencia, que volver después a pisar las calles de Madrid fué una sensación de silencio y calma potente. En todo caso la experiencia del viaje fué preciosa...

3:22 p. m.  
Anonymous alvaro said...

que razon... los viajes siguen y perduran... vivirlos aqui nos transporta... y los pequeños detalles se hacen enormes...
un abrazo!!!!

5:41 p. m.  
Anonymous Tale said...

A mi me gusta pensar que las vueltas a casa son solo paradas intermedias en un viaje mucho más largo.

Y es verdad que las fotos, los olores, alguna frase, la música, son capaces de teletransportarnos de golpe. Aunque sea por dentro.

Yo, hace poquillo me dio por ahí y me llevé a digitalizar montones de diapositivas de viajes hechos hace más de veinte años. Costó una pequeña fortuna, pero vale varias veces su precio. Es como repetir el viaje.

Saludos

6:32 p. m.  
Blogger Noelia said...

"Y es que los viajes no se acaban con la vuelta a casa. Más bien comienzan en ese momento."
que bueno! y es tan cierto, yo no dejo de hablar de mis viajes, miro fotos,comento experiencias que me tocaron vivir, es muy cierto!..
Muy bonito lugar y exelente foto!!
te mando un beso grande!
y he actualizado!

8:32 p. m.  
Blogger koquira said...

Gracias por el enlace, yo te regalo otro de alucinar, majo.Como mirar desde una de esas terrazas parisinas nocturnas y bohemias. Que disfruten tus pupilas!





http://framboise78.free.fr/Paris.htm

11:19 p. m.  
Blogger Lady Blue said...

Es realmente bella.
Y tus palabras muy ciertas. La vida es un viaje constante...

6:00 a. m.  
Blogger Cal y Arena said...

NAMASTE...está preciosa la foto...yo vivo en el desierto mas seco del mundo..."Desierto de Atacama"...y tiene un encanto increible!!

Y...tienes toda la razón...los viajes comienzan cuando llegamos de vuelta a casa...recordando los momentos vividos, viendo las fotos, contando las anecdotas :)

Por hoy te dejo...cariños DESERTICOS!!

12:44 a. m.  
Anonymous bita said...

es increible como una foto nos puede devolver a miles de sensaciones vividas... simplemente con mirar...
me encanta la miradad de la niña...
miles de besitos!!

1:48 a. m.  
Blogger juan carlos said...

Es cierto, cuando uno viaja, el viaje parece continuar dentro de uno, incluso una vez has vuelto a casa.
Yo tengo aun la sensacion de heberme traido algo de donde estuve y que algo mio se quedo halla para siempre.
Haga lo que haga, mi mente acaba transportandome alla de nuevo.
Ya me siento un poco mas planetario.
Saludos Namaste.

12:15 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home